Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

A

ALUMNOS

El alumnado de los colegios COAS desarrolla a lo largo de los cursos una manera de ser que va mucho más allá de lo estrictamente académico.

Cada una y cada uno, viviendo los valores del proyecto educativo, se compromete en la construcción de un mundo mejor, aprendiendo a respetarse a sí mismo, a los demás, especialmente a los más débiles, y a cuidar la casa común que es nuestro planeta.

Esta manera de ser se concreta en los siguientes aspectos que lo describen:

Plurilingüe y abierto al mundo

El aprendizaje de varias lenguas desde los primeros años, el programa de intercambios con alumnos de otros países, las estancias en el extranjero, la participación en proyectos internacionales con otros estudiantes, hace que se sienta ciudadano del mundo, desenvolviéndose con éxito en contextos multiculturales, interactuando con respeto y comunicándose eficazmente con personas de todas las procedencias.

Diligente y con capacidad para trabajar en equipo

La integración del trabajo cooperativo como estrategia didáctica en todas las áreas y niveles le permite desarrollar la capacidad para trabajar en equipo aceptando y desempeñando con responsabilidad el rol que les corresponda en cada momento. Valora el trabajo bien hecho como medio para perfeccionarse y cooperar con los demás para construir un mundo mejor. Cuida los pequeños detalles y la consideración que se merecen todas las personas, tratándolas con la máxima educación y respeto.

Responsable y con espíritu emprendedor.

Gracias al asesoramiento personal, va descubriendo sus fortalezas y debilidades, alcanzando un alto conocimiento de sí mismo. Esto le permitirá tomar decisiones sensatas a la hora de elegir el itinerario académico que más se adapte a sus cualidades y la profesión en la que mejor pueda desarrollarlas, contribuyendo así a la consecución de una vida lograda.

Creativo y con competencia digital

La integración de la tecnología digital en el aula le permite desarrollar destrezas y habilidades para utilizar material didáctico multimedia y para crear y editar contenidos nuevos (textos, imágenes, videos, etc.). Hace un uso responsable y ético de los medios, minimizando los riesgos y maximizando las oportunidades.

Activo y con hábitos saludables

Desarrolla un estilo de vida que le permite crecer sano física y mentalmente. Practica algún deporte, no necesariamente competitivo, evitando el sedentarismo. Cuida su alimentación. Está prevenido contra el consumo de sustancias tóxicas (alcohol o drogas) y contra las relaciones que puedan dañarle. Descansa lo suficiente, cuidando especialmente las horas de sueño.

Feliz y con inteligencia emocional

El trabajo que realiza a lo largo de los cursos para gestionar las emociones permite que actúe con empatía para ponerse en el lugar de los demás, con prudencia a la hora de tomar decisiones, con serenidad en los momentos de crisis y con alegría a pesar de las dificultades.

Comprometido y respetuoso

La participación activa y sostenida en el tiempo en proyectos de asistencia a los más necesitados y de respeto al medio ambiente le hace solidario y con conciencia ecológica, lo que le lleva a cuidar el entorno en el que vive y a ayudar a las personas que más sufren, tanto en el ámbito material (ropa, alimentos, dinero, etc.) como en el espiritual (enseñar, perdonar, aconsejar o consolar).

Pensador y con criterio

La enseñanza para la comprensión, integrada en todas las áreas del currículo desde los primeros años, le hace reflexivo. Desarrolla un pensamiento crítico, para cuestionarse el porqué de las cosas, y creativo, para encontrar soluciones novedosas a los problemas.

Íntegro y con convicciones

Aceptando y respetando las diferencias entre las personas, tanto en la manera de ser como en las creencias que profesa, mantiene una unidad de vida que le lleva a vivir como piensa, siendo fiel a los valores y virtudes que ha desarrollado a lo largo de los años en el colegio, inspirados por la visión trascendente del hombre que ofrece la doctrina católica.

Con su propia forma de ser

Porque cada uno de nuestros alumnos y alumnas es único e irrepetible.