• Español
  • English
  • Euskara

Lo maravilloso de aprender algo, es que nadie puede arrebatárnoslo. (B.B. King)

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía. (Confucio)

Yo no enseño a mis alumnos, solo les proporciono las condiciones en las que puedan aprender. (A. Einstein)

Eso es el aprendizaje. Entender de repente algo que siempre has entendido, pero de una manera nueva. (D. Lessing)

La actividad más importante que un ser humano puede lograr es aprender para entender, porque entender es ser libre. (B. Spinoza)

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo. (N. Mandela)

El propósito general de la educación es convertir espejos en ventanas (S. J. Harris)

Si un niño no puede aprender de la forma en que enseñamos, quizás deberíamos enseñar como él aprende (I. Estrada)

El aprendizaje es experiencia, todo lo demás es información (A. Einstein)

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir: 'Ahora los niños trabajan como si yo no existiera. (M. Montessori)

El principio de la educación es predicar con el ejemplo. (A. Turgot)

Donde hay educación no hay distinción de clases. (Confucio)

¡Estudia! No para saber una cosa más, sino para saberla mejor. (Séneca)

Es imposible educar niños al por mayor; la escuela no puede ser el sustitutivo de la educación individual. (A. Carrel)

La buena didáctica es aquella que deja que el pensamiento del otro no se interrumpa… (E. Tierno Galván)

Excelente maestro es aquel que, enseñando poco, hace nacer en el alumno un deseo grande de aprender. (A. Graf)

Los niños son educados por lo que hace el adulto y no por lo que dice. (C. G. Jung)

Un profesor trabaja para la eternidad: nadie puede decir dónde acaba su influencia. (H. Adams)

La mejor enseñanza es la que utiliza la menor cantidad de palabras necesarias para la tarea. (M. Montessori)

Profesor: que te ilusione hacer comprender a los alumnos, en poco tiempo, lo que a ti te ha costado horas de estudio llegar a ver claro. (S. Josemaría)

A

Óscar Azparren, periodista y escritor, compartió, el pasado 2 de mayo en Castro, su experiencia de bullying en una sesión organizada por el Grupo Educativo COAS y la Fundación Ana Mª de la Lama, en colaboración con el Ayuntamiento de Castro.

Después de visitar Munabe, compartió su experiencia de acoso escolar en Castro. De este modo, relató las vivencias que marcaron su infancia, las de un chico al que le gustaba jugar al fútbol, pero al que varios niños no se lo permitían, quizá porque no se le daba demasiado bien. Sea cual sea el motivo, puede que ese fuera el detonante y así, poco a poco, comenzaron a meterse con él.

Según contó, las burlas, el no dejarle jugar y los empujones dieron paso a las agresiones físicas. Le encerraban en sitios, le pegaban, le llegaron a quemar el timbre de su casa… Sin embargo, lo que más le afectó fue no poder tener amigos por el simple hecho de que los acosadores no lo permitían. También le duele que hubo muchos cómplices por su silencio. Un calvario personal que supuso un cambio de colegio en 6º de Primaria, algo que le costó mucho.

Todos estos episodios los ha plasmado en su libro con el que, al igual que en la sesión, trata de transmitir que, ante una situación de acoso, lo mejor es buscar soluciones rápidas, decirlo y no callarse. Es más, en la charla trató de dar algunas claves sobre cómo actuar en estos casos, tanto desde el punto de vista de los padres como el de los centros educativos, y de los propios compañeros y compañeras de la persona acosada.